jueves, 29 de enero de 2015

Toda Escuela Debería Tener Un Programa Como Este. Creciendo “Verde” En El Bronx

Por: diarioecologia.com




Un torbellino de energía e ideas, Stephen Ritz es profesor en el recio y duro barrio del sur de Bronx, en Nueva York, donde él y sus muchachos cultivan jardines exuberantes que ofrecen alimentos, verdor y trabajo.

En 2003 Stephen Ritz, un profesor norteamericano, recibió una caja de semillas. Él hacía clases en un colegio en el sector del Bronx, área de Nueva York, que comúnmente podemos ver en películas de delincuencia y drogadicción.

No sabía qué hacer con ellas, así que simplemente las dejó tiradas tras un radiador. El calor hizo que éstas crecieran accidentalmente, floreciendo maravillosamente junto al sistema de calefacción.

Esas semillas no sólo dieron flores, sino también la idea perfecta que Ritz necesitaba para tener un mayor impacto en sus alumnos, niños y jóvenes provenientes de ambientes vulnerables y que lamentablemente estaban expuestos a tener un futuro no muy prometedor.

Ritz vio la agricultura como una metáfora para la educación: “Estamos plantando todo tipo de semillas-semillas académicas, semillas culturales y semillas de esperanza”, asegura Ritz en su página web. “Lo llamo cultivar las mentes y cosechar esperanza”.

Este proyecto, llamado The Green Bronx Machine, invita a los niños y jóvenes, muchos de cuales no tienen acceso a un hogar, comida sana o salud, a cultivar plantas y vegetales dentro de su comunidad, al mismo tiempo que aprenden ciencia, matemáticas, tecnología y habilidades del siglo 21.

Ritz comenzó con un jardín, en una tierra que nadie utilizaba. Reunió a sus estudiantes y comenzaron a cultivar tomates. Pero cada vez que crecían, eran robados.
Estas son las escuelas más verdes del mundo

Buscando una solución, se contactó con George Irwin, de Green Living Technologies, una compañía de Nueva York que diseña muros verdes (jardines verticales) y que contenía la tecnología de luces LED para cultivar comida en interiores. Con su ayuda, lograron alimentar a 450 niños de colegio en tiempos de cosecha.



Y no se detuvieron ahí. Con sus niños, provenientes de hogares de adopción, de la calle, y del sistema penitenciario de Nueva York, comenzaron a realizar diferentes proyectos.

En el proceso, esos mismos niños comenzaron a mejorar su rendimiento en clases. Empezaron a asistir más seguido, para empezar y luego la mayoría de ellos se graduaron del colegio. Incluso algunos, entraron a la universidad.

En el programa TODAY Show, Ritz muestra como sus niños pueden producir estos solicitados muros y sus beneficios.

Las ballenas mueren dejándonos un importante mensaje: sus estómagos están llenos de plástico


El 29 de julio de 2013, un cachalote varó en Tershelling, una isla situada al norte de Holanda. Intentaron rescatarlo pero desafortunadamente el cachalote murió. Era un adulto joven de 13,5 metros de largo que fue llevado al puerto Harlington para que realizarle una necropsia. El cachalote tenía plástico en su estómago, algo que se ha vuelto un fenómeno cada vez más común, según lo que informan los investigadores del Biodiversity Centre Naturale.

En marzo de 2013, un cachalote de 10 metros de longitud varó en la costa sur de España. El cachalote se había tragado 59 ítems diferentes de plástico los que en total pesaban alrededor de 17 kilos. La mayor parte del plástico consistía en laminado transparente utilizado en la construcción de invernaderos de tomates en Almería y Granada para su comercialización en el mercado europeo. El resto eran bolsas plásticas, nueve metros de cuerda, dos tiras de mangueras, dos maceteros pequeños y una lata plástica de spray. La causa de muerte fue bloqueo intestinal.

Estos no son incidentes poco comunes. En 1989, un cachalote varado en las islas Lavezzi en el Mar Tirreno murió a causa de una obstrucción estomacal luego de haber ingerido bolsas plásticas y 30 metros de laminado plástico de manera accidental. En 1990, un cachalote en Islandia, que estaba siendo examinado por presentar una patología, murió a causa de una obstrucción en su intestino provocado por escombros plásticos marinos. En agosto del 2008, un cachalote fue arrastrado hasta Point Reyes, California, con 205 kilos de malla de pesca, cuerdas y bolsas plásticas en su estómago. La base de datos California Marine Mammal Stranding nos cuenta de otro cachalote varado en el 2008 al que se le encontraron contenidos en su estómago, entre ellos, una gran cantidad de restos de redes de pesca.

Al cachalote que varó en Holanda en julio, le faltaba gran parte de su mandíbula inferior. Entre los cientos de miles de cachalotes a los que los balleneros disparan sus arpones, pueden encontrarse con regularidad cachalotes con mandíbulas inferiores quebradas o deformes. La mayoría de estos cachalotes tienen sus estómagos llenos y se encuentran sanos justo antes de ser masacrados. Esto y el hecho de que los calamares que se encuentran en sus estómagos se encuentran enteros y raramente muestran marcas de dientes, nos lleva a pensar en la teoría de que las mandíbulas inferiores no poseen un rol tan importante en la caza de sus presas y que los cachalotes succionan su comida en vez de morderla. Si esta teoría es cierta, los cachalotes son tan vulnerables a la ingesta de desechos marinos como lo son las ballenas jorobadas.

Otro miembro dentro de la familia de los cetáceos que se maneja a altas profundidades y que se alimenta de calamares es el zifio o ballenato de Cuvier. En mayo de 2011, un zifio de Gervais hembra joven fue encontrado en una playa en Puerto Rico con 5 kilos de plástico en su estómago. En Julio del 2006, un zifio de Cuvier hembra de 20 años murió en las Islas Cook, Rarotonga, luego de haber ingerido solo una bolsa plástica. Los cachalotes y los zifios son particularmente susceptibles a tragar plástico y artículos de pesca ya que estos artículos se asemejan a sus presas naturales, los calamares, de la misma forma en la que las tortugas de mar son susceptibles a tragarse bolsas plásticas porque ellas se asemejan a las amebas.

Las ballenas jorobadas sufren un destino similar, no por la semejanza visual de la basura con su comida, sino más bien por las grandes cantidades de agua que tragan cuando se alimentan. En agosto del 2000, una ballena de Bryde varó cerca de Cairns en Australia. Su estómago se vio saturado con seis metros cuadrados de desechos plásticos, en los que se incluían bolsas de supermercado, paquetes de alimentos y pedazos de bolsas de basura.

En abril del 2010, a una ballena gris que murió luego de haber varado en una playa al oeste de Seattle se le encontraron más de 20 bolsas plásticas, toallas pequeñas, guantes quirúrgicos, pedazos plásticos, cinta adhesiva, pantalones para hacer ejercicio y una pelota de golf, más otro tipo de basura encontrada en su estómago. El plástico no es digerible y una vez que logra llegar a los intestinos, se acumula y los tapa. En el caso de algunas ballenas, el plástico no es lo que las mata directamente, sino que es más bien la desnutrición y la enfermedad que acarrea la ingesta del plástico, la que conlleva un sufrimiento innecesario hasta causar la muerte.



Las ballenas no son las únicas victimas de nuestra basura. Se estima que cerca de un millón de aves y 100.000 mamíferos marinos mueren cada año a causa de desechos plásticos. En septiembre del 2009, fotografías de polluelos de albatros en el atolón Midway lograron llegar al ojo público. A estos polluelos se les alimentaba con plástico, algo que sus padres veían como comida dentro de océanos llenos de contaminación. Este tipo de dieta con basura humana mata a decenas de miles de polluelos de albatros cada año en Midway por inanición, toxicidad, y asfixia.

Todos podemos poner de nuestra parte para limitar nuestro uso de productos plásticos como lo son las bolsas de shopping, globos de cumpleaños, bombillas y botellas plásticas. ¡Sé un comprador austero y recicla!

vía EcoRepublicano

Se derrite uno de los mayores glaciares de la Antártica

Por. veoverde

El Totten se derrite pero no del exterior sino de la base, lo que demuestra que las corrientes de agua más cálidas están llegando a él.

Todo se acaba, aunque parezca muy grande, aunque luzca invencible.Uno de los glaciares más grandes de la Antártida se está derritiendo, su tiempo ha llegado incluso antes de haber comprendido cómo funciona su sistema. Totten tiene un tamaño de 120 km de largo por 30 km de ancho, se sitúa a 3.200 km de la isla de Tasmania enAustralia.

Totten se derrite por el agua caliente que lo rodea pero son las primeras mediciones que se realizan de la temperatura del agua. Esto comprueba la vulnerabilidad de la Antártida oriental pero aún no se puede afirmar un vínculo con el cambio climático o prever sus consecuencias en el aumento del nivel del mar.

Mediante imágenes satelitales se observó que Totten se estaba derritiendo pero no fue hasta la expedición realizada por 23 científicos y técnicos en el rompehielos Aurora Australis, que se comprobó que se estaba derritiendo desde su base y no del exterior.

De esta manera se demuestra que las aguas calientes están llegando a la Antártida oriental y que es igual de vulnerable que la occidental, contrario a lo que se creía.

La base sobre la que el Totten se asienta es de rocas que están colocadas muy por abajo del nivel del mar. Esta ubicación expone al glaciar a aguas más calientes, similar a lo que ocurre en las zonas antárticas de Sudamérica y cuyo efecto es irreversible.

Frente al Totten, las mediciones de la temperatura del agua fueron de -4 grados, sin embargo, cerca de la base son de 3 grados y esto depende de la profundidad del océano. Si bien el Totten no se derretirá por completo, al menos en algunos milenios, estas mediciones servirán para determinar el agua glacial presente en los mares y por cuánto tiempo más pueden los glaciares secuestrar CO2 de la atmósfera.

miércoles, 28 de enero de 2015

Terremoto producto del fracking

Por: http://sustentator.com/

En marzo del año pasado hubo un día en el que las tazas se movieron sobre las mesas de Ohio (Estados Unidos). Un día en el que una chica que cambiaba una lamparita subida a una escalera se tuvo que agarrar unos segundos del marco de una ventana. Un día en el que a un nene que jugaba en la vereda la pelota se le fue sola de los pies hasta debajo de un auto. Un día de marzo, Ohio sintió que la tierra se movió un poquito. Un día de marzo, Ohio se preguntó si había hecho bien en permitir elfracking.


Fracking, una problemática social, ambiental y política.

Otros días de marzo de 2014 las tazas y las pelotas se quedaron quietas, pero la tierra no. Cinco eventos sísmicos de una magnitud de entre 2.1 y 3.0 en la escala de Richter fueron registrados en ese período (el de 3.0 fue el que se sintió). Como todos ocurrieron un kilómetro a la redonda de una zona de extracción de gas, dos días después del de 3.0 decidieron cesar las actividades hasta saber si había alguna relación. La semana pasada, un estudio de la Seismological Society of America(Sociedad Sismológica Americana) confirmó que los pequeños terremotos se debían al fracking.

Para extraer gas de las rocas que se encuentran bajo varias capas de tierra es necesario hacer una perforación profunda e introducir agua a alta presión en la piedra, hasta que se fractura y libera el gas. Esta técnica que genera nuevas grietas y canales en la roca produce, de por si, pequeños temblores, pero usualmente no pueden ser percibidos por las personas. La SSA explicó en su gacetilla de prensa que la creciente popularidad del fracking y el avance en las técnicas de monitoreo sísmico hicieron que el número de terremotos asociados con la actividad, tanto percibidos como no, aumentara en los últimos años.

En el estudio, los científicos analizaron los datos recolectados por la Earthscope Transportable Array, una red de estaciones de monitoreo. Luego los compararon con los resultados de varios informes sobre tecnologías de estimulación de pozos, y concluyeron que los eventos sísmicos de Ohio encajaban perfectamente en cuanto a momento y lugar con respecto a las actividades de fracking llevadas a cabo por la empresa Hilcorp en la zona.

“Creemos que se trata de un caso de mala suerte. No es que la actividad de Hilcorp haya creado nuevas fallas, sino que trabajaron sobre una capa de roca muy antigua que probablemente tuviera muchas fracturas preexistentes”, explicó Robert Skoumal, co-autor del estudio. “Lo más factible es que se haya activado algún canal en la piedra del que no se tenía conocimiento antes de la actividad sísmica. Simplemente no se sabe dónde están ubicadas todas las grietas en la roca”, agregó.

Recientemente, el Departamento de Recursos Naturales de Ohio modificó su regulación respecto al fracking cerca de las líneas de falla y otras áreas con potencial actividad sísmica. La controversia crece y no se sabe hasta qué punto debería funcionar el principio precautorio. Por ahora, no hay evidencia científica de que haya que temer daños mayores, pero los vasos también pueden rebalsarse de a gotas.

Otros artículos de la autora

Tiburones: entre la ciencia ficción y la realidad

Malaria: problema y solución

Patógenos salvajes

El primer bio-micro

Controversia: subasta de rinocerontes

El impacto de la carne vacuna

Maíz Bt: la polémica de los transgénicos

Más acceso a agua potable

Una torre en el Amazonas

La alimentación saludable y el cerebro

Petróleo magnetizado

En busca de la verdura perfecta

Árboles bioluminiscentes

Industria avícola, salud y seguridad alimentaria

Un supermecado sin envases

¿Qué es la esponja de carbono?

El cambio climático en los medios

Rolling coal: nube negra contaminante

Un laberinto de plástico

Slingshot: en busca del agua potable

Especies salvajes

Seguros frente al cambio climático

Dengue mundial

Chernobyl: impactos sin olvido

Migraciones de pájaros

Think Dirty

Fuel Economy

Teoría del Equilibrio de la Biogeografía Isleña

Ultimate Tree

Cambio climático y alimentos

De la bolsa al combustible

París bajo el smog

Intento de freno al maíz transgénico

Agrobiodiversidad de la papa

Aeroflorale: una nave por el mundo

La ecología en la era de las comunicaciones

Grandes carnívoros en peligro

Prospección sísmica: peligro en el fondo del mar

Anticonceptivos: ¿Cómo impactan?

HM: imitando a los animales

Bioplásticos: la importancia de la investigación

Geostellar: evaluá tu capacidad solar

Salmón transgénico… GMO-OMG!!

Vandana Shiva: un ejemplo de mujer activista

¡Al rescate de los árboles!

Rebrote de polio

Virus marinos

Ciencia, bioplásticos y sustentabilidad

Medición forestal comunitaria

Ciencia en cárceles en pos del planeta

¿Un pasto más sustentable?

Fracking: ¿La nueva política argentina?

Economía y cambio climático

Obama y el cambio climático

Europa prohíbe el uso de pesticidas

España es la huerta ecológica de Europa

España es el primer productor de agricultura ecológica de la Unión Europea. Más del 80% de la producción ecológica española se exporta a países de la UE como Alemania, Dinamarca, UK, Suiza, etc. 

ENVIADO POR: ECOTICIAS.COM 


La feria de productos ecológicos y consumo responsable más importante del estado español espera para esta ocasión, en su 6ª edición en Valencia, a más de 200 expositores y 20.000 visitantes. España es el primer productor de agricultura ecológica de la Unión Europea. Más del 80% de la producción ecológica española se exporta a países de la UE como Alemania, Dinamarca, UK, Suiza, etc. Una de las asignaturas pendientes del sector “bio” español es el aumento del consumo orgánico interior. Y ese es el primer cometido de BioCultura, la gran feria ecológica del estado español, que ya se celebra en cuatro grandes capitales: Madrid, Barcelona, Valencia y Bilbao. En España, ya hay cerca de 2 millones de hectáreas certificadas como ecológicas según datos oficiales. BioCultura Valencia es la primera cita del año. En Feria Valencia del 27 de febrero al 1 de marzo. Después está Barcelona (del 7 al 10 de mayo, Palau Sant Jordi), Bilbao (del 2 al 4 de octubre, BEC) y Madrid (del 12 al 15, IFEMA). Precisamente, en Madrid se cumplió en 2014 el XXX aniversario de BioCultura en la capital del estado. Ángeles Parra, su directora, ha dicho que “estamos trabajando duro para que en España se dé un ‘boom’ del consumo ecológico interior como ya pasa en otros países de nuestro entorno. Nos hacen falta grandes campañas de concienciación y que la Administración se implique en varios niveles. La buena noticia es que, como hay tanto por crecer, muchos eco emprendedores pueden encontrar en este sector un buen camino para sus negocios ecológicos”. El sector ecológico en España no ha dejado de crecer, incluso en los peores momentos de la crisis, a un ritmo del 10/12% anual. Y el ritmo de producción llega algunos años, y en algunas comunidades autónomas, a superar esos porcentajes. Para Ángeles Parra, “el sector está cambiando mucho. Antes éramos cuatro ecoactivistas muy concienciados. Hoy, afortunadamente, el sector ecológico llega a muchos grupos sociales y muchas plataformas de distribución. Aun así, todavía hay mucho trabajo por hacer. En este sentido, cabe decir que BioCultura no es una feria cualquiera. Es el reflejo de miles y miles de personas, productores y consumidores, chefs y agricultores, periodistas y educadores, eco emprendedores y doctores concienciados, prescriptores y campesinos, que saben que hay otras formas de consumir, de producir, de sentir y de vivir y que están en BioCultura”. Entre las cuatro ediciones anuales de BioCultura, pasan casi unas 170.000 personas por la feria. Y miles son los expositores. Se llega casi a las mil actividades paralelas que la feria genera a su alrededor. Y, por si todo esto fuera poco, hay que decir que BioCultura es una feria organizada por la ONG Asociación Vida Sana, una entidad que no depende de subvenciones públicas y que es completamente independiente en lo económico. Angeles Parra sentencia diciendo que: “Es muy importante el que nos autofinanciemos con la actividad que generamos. Sólo así es posible la independencia de poderes políticos, empresariales y otros. El Mediterráneo es la huerta ecológica de Europa. Nuestros productos tienen una calidad organoléptica, nutricional y de salud incuestionable. Ferias como BioCultura no sólo son una plataforma para dar a conocer los productos ecológicos dentro de las fronteras del estado. Sino para que también se vea desde el exterior que, más allá del vodevil de la clase política, los agricultores y los ciudadanos españoles estamos luchando por una alimentación y una vida saludables, por un futuro digno para nuestros hijos y por unos ecosistemas libres de químicos y de transgénicos no solo para nosotros, sino para toda la Humanidad y todos los demás seres vivos que pueblan la ecosfera”. FECHAS BIOCULTURA 2015 Valencia. Del 27 de febrero al 1 de marzo. Feria Valencia Barcelona. Del 7 al 10 de mayo. Palau Sant Jordi. BCN. Bilbao. Del 2 al 4 de octubre. BEC. Madrid. Del 12 al 15 de noviembre. IFEMA.

Fuente: http://www.ecoticias.com/alimentos/99508/Espana-huerta-ecologica-Europa?iframe=true&width=90%25&height=90

La primera bicicleta inrobable

Por: ecoinventos



Cada segundo una bicicleta es robada en el mundo. Y en EcoInventos ya sabemos desde hace tiempo lo importante que es usar la bicicleta, te recuerdo este artículo 13 razones para andar en bicicleta. Pero volvamos al invento.



Lo más probable es que si para tus desplazamientos usas la bicicleta, hayas soportado algún robo. Tres estudiantes de ingeniería en Chile se cansaron de que les robaran sus bicicletas, por lo que decidieron hacer algo al respecto. El resultado es el Proyecto Yerka: Una bicicleta cuyos los inventores dicen que es imposible de robar. Buenas noticia para los ciclistas, una mala noticia para los ladrones.



El prototipo ya está en marcha y muestra como el cuadro de la bicicleta se desengancha para junto al cuadro poder cerrarse alrededor de un objeto fijo. Básicamente, el cuadro de la propia bicicleta se convierte en la cerradura en poco menos de 20 segundos. La única manera de robarla es romper el cuadro, lo que hace inútil su robo.

Todo candado convencional puede romperse, dejando la bicicleta intacta. Con este sistema la única manera de robarla es romperla, dejándola inutilizable, desincentivando el robo de ésta.



Relacionado: Salva a la ciudad de la contaminación. Usa la bici!!!

Por supuesto, las ruedas y el sillín todavía se pueden robar, por lo que no es la solución perfecta.

Pero si vives en una zona donde el robo de bicicletas son un problema constante, esta es sin duda una buena solución.

Casi 2 millones de personas ya han visto su vídeo de presentación:

https://www.youtube.com/watch?v=1pWYu8t5o4o
bicicleta inrobable diseñadores

ARGENTINA: EL PAÍS QUE MONSANTO ESTA ENVENENANDO

por Estela Quimica



Por Michael Warren y Natacha Pisarenko / overgrowthesystem.com través filmsforaction.com

La productora estadounidense en biotecnología ha convertido a la Argentina en el tercer productor mundial de soja, pero los productos químicos que impulsan el auge no se limitan a la soja y el algodón y los campos de maíz. Contaminan rutinariamente hogares y aulas y el agua potable. Un coro creciente de médicos y científicos advierte que su uso no controlado podría ser responsable de la creciente número de problemas de salud a aparecer en los hospitales de la nación sudamericana. En el corazón del negocio de la soja de Argentina, de casa en casa encuestas de 65.000 personas en las comunidades agrícolas encontraron tasas de cáncer de dos a cuatro veces mayor que el promedio nacional, así como mayores tasas de hipotiroidismo y enfermedades respiratorias crónicas. Fotógrafo de Associated Press Natacha Pisarenko pasó meses documentar el tema en las comunidades campesinas a través de Argentina.

La mayoría de las provincias de Argentina prohíben plaguicidas de pulverización y otros agroquímicos próximos a los hogares y las escuelas, con las prohibiciones que van en distancia de 50 metros a tanto como a varios kilómetros de las zonas pobladas. The Associated Press encontró muchos casos de la soja plantada tan sólo unos metros de las casas y las escuelas, y de productos químicos mezclados y cargados en tractores dentro de barrios residenciales. En los últimos 20 años, la pulverización de agroquímicos ha multiplicado por ocho en Argentina- de 9 millones de galones en 1990 hasta 84 millones de galones de hoy. El glifosato, el ingrediente clave en los productos de Round Up de Monsanto, se utiliza más o menos ocho a diez veces más por hectárea que en los Estados Unidos. Sin embargo, Argentina no aplica las normas nacionales para los productos químicos agrícolas, dejando a la elaboración de normas a las provincias y la aplicación a los municipios. El resultado es una mezcolanza de regulaciones ampliamente ignoradas que dejan a la gente peligrosamente expuesta.



En este 16 de abril 2013, foto, Felix San Román camina en su propiedad en Rawson, en la provincia de Buenos Aires, Argentina. San Román dice que cuando él se quejó de las nubes de los productos químicos a la deriva en su patio, los pulverizadores lo enfermaron, fracturando su columna vertebral y la anulación de los dientes. "Esta es una pequeña ciudad en la que nadie se enfrenta a cualquier persona, y las autoridades de mirar hacia otro lado", dijo San Román. "Todo lo que quiero es que ellos puedan seguir la ley vigente, que dice que no puede hacer esto dentro de 1,500 metros. Nadie sigue este. ¿Cómo puedes controlarlo? "(AP Photo / Natacha Pisarenko)

El glifosato, el ingrediente clave en el popular marca de Monsanto Roundup de pesticidas, es uno de los herbicidas más utilizados del mundo. Se ha determinado que es seguro, si se aplica correctamente, por muchas agencias regulatorias, incluidas las de los Estados Unidos y la Unión Europea.

El 1 de mayo, la Agencia de Protección Ambiental siquiera levantó los niveles permitidos de residuos de glifosato en los alimentos, concluyendo que en base a los estudios presentados por Monsanto, "hay una certeza razonable de que no ocasionará ningún perjuicio a la población en general o para los bebés y los niños de exposición agregada ".

23 provincias argentinas tomen la iniciativa en la regulación de la agricultura, y las reglas varían.

La pulverización se prohibió a 3 kilómetros (1,9 millas) de áreas pobladas en algunas provincias y tan poco como 50 metros (55 yardas) en otros. Alrededor de un tercio de las provincias establece ningún límite en absoluto, y la mayoría carecen de políticas detalladas de aplicación.

Una ley ambiental federal requiere aplicadores de sustancias químicas tóxicas de suspender o cancelar las actividades que amenazan la salud pública ", aun cuando el vínculo no se ha demostrado científicamente" y "sin importar los costos o consecuencias", pero nunca se ha aplicado a la agricultura, el auditor general, encontró el año pasado.

En respuesta a las quejas crecientes, la presidenta Cristina Fernández ordenó a una comisión en 2009 para estudiar el impacto de la fumigación de agroquímicos en la salud humana. Su informe inicial pidió "controles sistemáticos sobre las concentraciones de herbicidas y sus compuestos ... tales como estudios de laboratorio y de campo exhaustivos que implican formulaciones que contienen glifosato, así como sus interacciones con otros productos agroquímicos ya que se utilizan actualmente en nuestro país."

Pero la comisión no se reúne desde 2010, el auditor general nose encuentra...

Los funcionarios del gobierno insisten en que el problema no es la falta de investigación, pero la desinformación que juega con las emociones de la gente.

"He visto un sinnúmero de documentos, encuestas, videos, artículos en la prensa y en las universidades, y en realidad de nuestros ciudadanos que leen todo este fin mareado y confundido", dijo el secretario de Agricultura, Lorenzo Basso. "Creo que tenemos que dar a conocer el compromiso de que Argentina tiene que ser un productor de alimentos. Nuestro modelo como una nación exportadora ha sido puesta en duda. Tenemos que defender nuestro modelo ".

En una declaración escrita, el portavoz de Monsanto Thomas Helscher dijo que la compañía "no tolera el mal uso de pesticidas o la violación de cualquier ley de plaguicidas, reglamento o decisión judicial."

"Monsanto tiene la mayordomía de productos en serio y nos comunicamos regularmente con nuestros clientes sobre el uso adecuado de nuestros productos", dijo Helscher.



En este 24 de septiembre 2013, de la foto, un tractor conocido como "mosquito" desempolva un campo cerca de Paraná, en la provincia de Entre Ríos, Argentina. La mayoría de las provincias prohíben pulverización junto a hogares y escuelas, que varían en distancia de 50 metros a tanto como a varios kilómetros de las zonas pobladas. Pero The Associated Press encontró muchos casos de la soja plantada tan sólo unos metros de las casas y las escuelas, y de productos químicos mezclados y cargados en tractores dentro de barrios residenciales. (AP Photo / Natacha Pisarenko)

Argentina fue uno de los primeros en adoptar el nuevo modelo de agricultura biotecnológica promovidos por Monsanto y otras empresas agrícolas estadounidenses.

En lugar de convertir la tierra vegetal, la pulverización de pesticidas y luego esperar a que el veneno se disipa antes de la siembra, los agricultores siembran las semillas y después rocían sin dañar los cultivos modificados genéticamente para tolerar los productos químicos específicos.

Este "sin labranza" método toma mucho menos tiempo y dinero que los agricultores pueden cosechar más cosechas y expandirse a tierra no vale la pena antes.

Pero las plagas desarrollan resistencia, más aún cuando los mismos productos químicos se aplican a los cultivos genéticamente idénticos a gran escala.

Así, mientras que el glifosato es uno de los herbicidas más seguras del mundo, los agricultores ahora lo utilizan en concentrados más altos y se mezclan en mucho más tóxico venenos, como el 2,4, D, que el ejército estadounidense utiliza en "Agente Naranja" para defoliar la selva durante el Vietnam Guerra.

En 2006, una división del Ministerio de Agricultura de Argentina recomendó agregar etiquetas de precaución instando a que las mezclas de glifosato y los productos químicos más tóxicos se limitarán a "zonas agrícolas lejos de los hogares y los centros de población." La recomendación fue ignorada, según la auditoría federal.

El gobierno se basa en la industria de investigación aprobado por la EPA, lo que dijo el 1 de mayo que "no hay ninguna indicación de que el glifosato es un producto químico neurotóxico y no hay necesidad de un estudio de neurotoxicidad del desarrollo."

El biólogo molecular Dr. Andrés Carrasco en la Universidad de Buenos Aires, dice la carga de los cócteles químicos es preocupante, pero incluso el glifosato solo podría significar un problema para la salud humana. Él encontró que la inyección de una dosis muy baja de glifosato en embriones puede cambiar los niveles de ácido retinoico, haciendo que el mismo tipo de defectos espinales en las ranas y los pollos que los médicos cada vez más se está registrando en las comunidades donde los productos químicos agrícolas son ubicuos.

Este ácido, una forma de vitamina A, es fundamental para mantener cánceres bajo control y activación de la expresión genética, el proceso por el cual las células embrionarias se desarrollan en órganos y miembros.

"Si es posible reproducir esto en un laboratorio, sin duda lo que está sucediendo en el campo es mucho peor", dijo Carrasco. "Y si es mucho peor, y sospechamos que es, lo que tenemos que hacer es poner esto bajo una lupa."

Sus hallazgos, publicados en la revista Chemical Research in Toxicology en 2010, fueron refutadas por Monsanto, que dijo que los resultados "no son sorprendentes dado su metodología y los supuestos de exposición poco realistas."

Monsanto dijo en respuesta a las preguntas de AP que las pruebas de seguridad química sólo debe ser realizado en animales vivos, y que la inyección de embriones es "menos fiables y menos relevante para la evaluación de riesgos humanos."

"El glifosato es menos tóxico que el repelente se pone en la piel de sus hijos", dijo Pablo Vaquero, director de asuntos corporativos de Monsanto en Buenos Aires. "Dicho esto, tiene que haber un uso responsable y bien de estos productos porque de ninguna manera le ponga repelente en las bocas de los niños y no aplicador ambiental debe rociar los campos con un tractor o un plumero de la cosecha sin tener en cuenta el medio ambiente condiciones y amenazas que se derivan de la utilización del producto ".

En los campos, las advertencias son ampliamente ignoradas.

Durante tres años, Tomasi fue expuesto rutinariamente a los químicos mientras bombeaba plaguicidas en los tanques de cultivo-plumeros. Ahora está a punto de morir de polineuropatía, un trastorno neurológico debilitante, que ha dejado a lo desperdicia y se marchitó.

"Me preparé millones de litros de veneno sin ningún tipo de protección, ni guantes, máscaras o ropa especial", dijo. "Yo no sabía nada. Sólo me enteré más tarde de lo que me hizo a mí, después de contactar científicos ".

"El veneno viene en concentrados líquidos, en envases con un montón de precauciones a tomar cuando se aplica", explicó Tomasi. "Pero nadie toma precauciones."

Con la soja que venden por alrededor de $ 500 por tonelada, planta cultivadores donde pueden, a menudo sin tener en cuenta las directrices de Monsanto y la ley provincial mediante la pulverización sin previo aviso, e incluso en condiciones de viento.

En Entre Ríos, los maestros informaron que los aspersores que no respetaron los límites de 50 metros (55 yardas) en 18 escuelas, dousing 11 durante la clase. Cinco maestros presentaron denuncias contra la policía este año.



En este 01 de abril 2013 foto, Aixa Cano, 5, que tiene lunares peludos en todo el cuerpo que los médicos no pueden explicar, se sienta en un escalón frente a su casa en Avia Terai, en la provincia del Chaco, Argentina. Aunque es casi imposible de probar, los médicos dicen defecto de nacimiento de Aixa puede estar vinculado a los agroquímicos. En Chaco, los niños tienen cuatro veces más probabilidades de nacer con defectos congénitos devastadores desde la biotecnología expandido dramáticamente la agricultura en la Argentina. Productos químicos contaminan habitualmente hogares, aulas y el agua potable. (AP Photo / Natacha Pisarenko)



En este 02 de mayo 2013 foto, envases de agroquímicos vacíos, incluidos los productos Round Up de Monsanto yacían descartadas en un centro de reciclaje en Quimili, provincia de Santiago del Estero, Argentina. En lugar de una carga química ligera en Argentina, la pulverización de agroquímicos ha multiplicado por ocho, de 9 millones de galones en 1990 a 84000000 galones hoy. El glifosato, el ingrediente clave en los productos de Round Up de Monsanto, se utiliza más o menos ocho a diez veces más por hectárea que en los Estados Unidos. Sin embargo, Argentina no aplica las normas nacionales para los productos químicos agrícolas, dejando a la elaboración de normas a las provincias y la aplicación a los municipios. El resultado es una mezcolanza de regulaciones ampliamente ignoradas que dejan a la gente peligrosamente expuesta. (AP Photo / Natacha Pisarenko)



En este 01 de abril 2013, foto, Silvia Alvarez se inclina contra su casa de ladrillo rojo, manteniendo un ojo en su hijo, Ezequiel Moreno, que nació con hidrocefalia, en Gancedo, en la provincia del Chaco, Argentina. Alvarez culpa a la exposición continua a la fumigación de agroquímicos por dos abortos involuntarios y problemas de salud de su hijo. Chaco informes nacimiento provinciales muestran que los defectos congénitos se cuadruplicaron en la década después de los cultivos modificados genéticamente y sus productos agroquímicos relacionados llegaron. (AP Photo / Natacha Pisarenko)


En este 31 de marzo 2013, foto, Erika, la derecha, y su hermana gemela Macarena, que sufren de una enfermedad respiratoria crónica, de pie en el interior de su casa en Avia Terai, en la provincia del Chaco, Argentina. La madre de los gemelos, Claudia Sariski, cuya casa no tiene agua corriente, dice que ella no dejó que sus hijos beben de los envases de plaguicidas desechados que guarda en su patio polvoriento. Pero sus pollos hacer, y ella no tiene otra agua para lavar la ropa de la familia con. (AP Photo / Natacha Pisarenko)


En este 24 de septiembre 2013, de la foto, un tractor usado para agroquímicos pulverización se refleja en espejo lateral de un coche en una carretera en Paraná, en la provincia de Entre Ríos, Argentina. El glifosato representa dos tercios de todos los agroquímicos utilizados en Argentina, pero la resistencia a los pesticidas está obligando a los agricultores a mezclar en otras sustancias tóxicas como el 2,4, D, que el ejército estadounidense utiliza en...


En este 24 de septiembre 2013 de la foto, los estudiantes juegan al fútbol durante el recreo en una escuela rural cerca de Concepción del Uruguay, provincia de Entre Ríos, Argentina. Los maestros dicen que la finca que linda con el patio de su escuela ha sido rociado ilegalmente con pesticidas, incluso durante las horas de clase. En Entre Ríos, los maestros informaron que los aspersores que no respetaron la obligación legal de 50 reveses metros fuera 18 escuelas, y rociaron 11 de ellos mientras los estudiantes estaban en sesión. Ya cinco profesores han presentado denuncias contra la policía. (AP Photo / Natacha Pisarenko)


En este 16 de abril 2013, foto, habla activista Oscar Alfredo Di Vincensi en un teléfono celular dentro de su tienda de campaña durante su unipersonal huelga de hambre exigiendo que se aplican agrotóxicos no se permitirá dentro de 1000 metros de las casas, en la plaza principal de Alberti, en provincia de Buenos Aires, Argentina. A principios de este año, Di Vincensi era en un campo agitando una orden judicial que prohíba la pulverización dentro de 1.000 metros de las viviendas en su ciudad de Alberti; un tractorista le rociaron con pesticidas. (AP Photo / Natacha Pisarenko)



En este 25 de septiembre 2013, de la foto, el ganado es acorralados cerca de la ciudad de Berabevu, en la provincia de Santa Fe, Argentina. Como ganaderos argentinos vuelven a la soja más alta de lucro, ganado anteriormente alimentados con pasto son engordados con maíz y harina de soja en corrales de engorde. Toda la cosecha de soja de Argentina y casi todo su maíz se han convertido genéticamente modificado en los 17 años desde que Monsanto Company, con sede en St. Louis prometió grandes rendimientos con menos pesticidas usando sus semillas y productos químicos patentados. El cultivo de soja solo se ha triplicado a 47 millones de hectáreas, la transformación de una nación, una vez conocida por su ganado alimentado con pasto en el tercer mayor productor mundial de soja. (AP Photo / Natacha Pisarenko)



En este 31 de marzo 2013, foto, Erika, izquierda, y su hermana gemela Macarena, que sufren de una enfermedad respiratoria crónica, jugar en su patio trasero cerca de envases de agroquímicos reciclados llenos de agua que se utiliza para el lavado de su aseo, la alimentación de sus pollos y lavado sus ropas, cerca de la localidad de Avia Terai, en la provincia del Chaco, Argentina. La madre de los gemelos, Claudia Sariski, cuya casa no tiene agua corriente, dice que ella no dejó que sus hijos beben el agua de los envases de plaguicidas desechados. (AP Photo / Natacha Pisarenko)



En este 31 de marzo 2013, foto, Camila Verón, 2, nacido con problemas múltiples de órganos y discapacidad grave, se encuentra fuera de su casa en Avia Terai, en la provincia del Chaco, Argentina. Los médicos dijeron a la madre de Camila, Silvia Achaval que los productos agroquímicos pueden ser los culpables. Es casi imposible demostrar que la exposición a una sustancia química específica causó cáncer o defectos de nacimiento de una persona, pero los médicos dicen que estos casos merecen una investigación gubernamental rigurosa. "Me dijeron que el agua hizo que esto sucediera, ya que rocían mucho veneno aquí", dijo Achaval. (AP Photo / Natacha Pisarenko)



En este 08 de julio 2013 de la foto, el Dr. Andrés Carrasco, un biólogo molecular de la Universidad de Buenos Aires, hace una pausa durante una entrevista en Buenos Aires, Argentina. Carrasco encontró que la inyección de dosis muy bajas de glifosato, un herbicida, en embriones puede cambiar los niveles de ácido retinoico, haciendo que el mismo tipo de defectos espinales en las ranas y los pollos que los médicos están registrando cada vez más en las comunidades donde los productos químicos agrícolas son ubicuos. (AP Photo / Natacha Pisarenko)



En este 23 de septiembre 2013, de la foto, los envases de plaguicidas vacíos listos para su reciclaje se recogen dentro de un recinto por la asociación empresarial agrícola en Gualeguaychú, provincia de Entre Ríos, Argentina. Ampliamente ignorados directrices ministro de Salud argentino recomiendan perforar los envases vacíos para evitar su reutilización por los residentes. La asociación dice que los contenedores se recicla en un tubo de plástico. (AP Photo / Natacha Pisarenko)



En este 03 de mayo 2013, de la foto, estudiantes de pie fuera de su escuela rural en Pozo del Toba, en la provincia de Santiago del Estero, Argentina. La mayoría de las provincias argentinas limitan lo cerca fumigación se puede hacer en las zonas pobladas, con retrocesos que van desde un mínimo de 50 metros a tanto como varios kilómetros. Pero The Associated Press encontró muchos casos de la soja plantada tan sólo unos metros de las casas y las escuelas, y los productos químicos mezclados y cargados en tractores dentro de barrios residenciales. (AP Photo / Natacha Pisarenko)



En este 03 de mayo 2013, de la foto, los estudiantes montan una moto junto a un campo de maíz biotecnológico en su camino a la escuela en Pozo del Toba, provincia de Santiago del Estero, Argentina. Estadounidense de biotecnología se ha convertido a la Argentina en una potencia materias primas, pero los productos químicos necesarios no se limitan a los campos, contaminar rutinariamente hogares, aulas y el agua potable. Ahora, un coro creciente de médicos y científicos está advirtiendo que la fumigación no controlada podría ser la causa de los problemas de salud a aparecer en los hospitales de la nación sudamericana. (AP Photo / Natacha Pisarenko)



En este 26 de septiembre 2013, foto, Sofía Gatica participa en una protesta para bloquear los camiones entren en el sitio donde Monsanto Company es la construcción de su mayor planta de producción de semilla de América Latina, en la localidad de Malvinas Argentinas, en la provincia de Córdoba, Argentina. Toda la cosecha de soja del país y casi todo su maíz y el algodón se han convertido genéticamente modificado en los 17 años desde que la compañía con sede en St. Louis prometió mayores rendimientos. Fumigación de agroquímicos ha multiplicado por ocho. Después de recién nacido de Gatica murió de insuficiencia renal, presentó una denuncia en la provincia de Córdoba que llevó el año pasado a primera condenas penales de Argentina para proyectar en ilegal. (AP Photo / Natacha Pisarenko)





En este 16 de abril 2013 fotos, soja listos para la cosecha están bañadas en luz de la tarde cerca de Rawson, en la provincia de Buenos Aires, Argentina. Estadounidense de biotecnología se ha convertido a la Argentina en el tercer productor mundial de soja, pero los productos químicos que impulsan el auge no se limitan a la soja y el algodón y los campos de maíz. Contaminan rutinariamente hogares y aulas y el agua potable. Un coro creciente de médicos y científicos advierte que su uso no controlado podría ser responsable de la creciente número de problemas de salud a aparecer en los hospitales de la nación sudamericana. (AP Photo / Natacha Pisarenko)




En este 09 de marzo 2013, de la foto, los residentes se reúnen para hablar con el Dr. Damian Verzeñassi sobre los problemas de salud que tengan acerca de agroquímicos en la plaza principal de Alvear, en la provincia de Santa Fe, Argentina. En el corazón del negocio de la soja de Argentina, de casa en casa encuestas de 65.000 personas en las comunidades agrícolas encontraron tasas de cáncer de dos a cuatro veces mayor que el promedio nacional, así como mayores tasas de hipotiroidismo y enfermedades respiratorias crónicas. (AP Photo / Natacha Pisarenko)

Extraído desde http://www.trueactivist.com/argentina-the-country-that-monsanto-poisoned/