viernes, 3 de julio de 2015

Plástico elaborado a base de maíz que se degrada en segundos




Alumnos del IPN de México desarrollan un plástico no tóxico, que puede degradarse fácilmente e incluso es comestible

De acuerdo con estudios de las Naciones Unidas el 70% de los residuos contaminantes que genera la humanidad provienen de los polímeros, es decir del plástico. Como una variable más de nuestra adictiva dependencia al petróleo, elemento popular para la producción de este material, en las últimas décadas nos hemos convertido, literalmente, en una sociedad de plástico.

La típica imagen de una niña linda o un tipo atlético, ataviados deportivamente, con una botella en la mano que contiene una bebida industrial “sana” se nos ha vendido como un ícono de bienestar, de respeto al entorno. Sin embargo, las bebidas embotelladas en plástico son uno de los principales contaminantes y su atuendo elaborado de fibras sintéticas seguramente no favorece a la salud planetaria. El punto de esto es que los medios tradicionales así como la publicidad han contribuido enormemente a que nuestra cotidianeidad se haya convertido en una “polímera existencia”.



Afortunadamente existen iniciativas como la desarrollada por alumnos del Instituto Politécnico Nacional en México. Este grupo de jóvenes recién presentaron un plástico hecho a base de maíz, que es ingerible, no es tóxico, puede degradarse en cuestión de minutos al mezclarse con agua y, por si fuera poco, una vez degradado representa un efectivo abono.

El proyecto, encabezado por José Alfredo Carbajal Herrera y Víctor Hugo Reyes García, se denomina Proceso de Automatización Aplicado a la Industria en Procesos de Polímeros Biodegradables en Agua (PAAI). Además, el material que extrajeron es tan flexible que podrá ser aprovechado en diversas industrias como la de juguetes, autopartes, y bolsas de supermercado, entre otros.

http://www.ecoosfera.com/2010/07/plastico-elaborado-a-base-de-maiz-que-se-degrada-en-segundos/

jueves, 2 de julio de 2015

Brasil destina 20 millones a la economía solidaria


Las incubadoras de cooperativas apoyarán a más de mil emprendimientos sociales en 2015.

Redacción La Coperacha
Ciudad de México // 29 de junio de 2015

A través de la Secretaría Nacional de Economía Solidaria (Senaes) y el Ministerio del Trabajo y Empleo (MTE), Brasil, tiene programado distribuir 20 millones de reales a proyectos de economía solidaria y cooperativas, de los cuales resaltan los de agricultura familiar, reciclaje y cooperativas sociales en áreas de salud mental.

Lo anterior fue informado por Valmor Schiochet, director de Estudios y Divulgaciones de la Senaes, quien agregó que por medio de 77 universidades y 43 instituciones de educación superior se están generando las incubaciones a emprendimientos solidarios.

Desde 1999 Brasil comenzó a impulsar los proyectos solidarios con seis incubadoras de cooperativas, actualmente busca hacerlo con mil emprendimientos. La mayor parte de los recursos de este año serán destinados a proyectos de ciencia y tecnología a través del Consejo Nacional de Desarrollo Científico y Tecnológico.

También, a través del Programa Nacional de Incubadoras de Cooperativas Populares (Proninc), que se realiza en conjunto con universidades, se operan proyectos de investigación, docencia y extensión universitaria donde estudiantes apoyan la organización comunitaria para generar ingresos y empleos a través de cooperativas y asociaciones, señaló Schiochet.

Además del papel académico y asociativo, agrega el funcionario, una de las grandes contribuciones del Proninc es la formación de multiplicadores. “Mientras que estas iniciativas son desarrolladas por alumnos de diversos cursos, ya que se acercan a la realidad de las comunidades y empezar a tener conocimiento del tema, hay una tendencia de continuidad en el área social”, sostuvo.

Brasil es uno de los países que tienen más políticas públicas destinadas a la economía solidaria, así como monedas sociales que circulan de manera regional y 104 bancos comunitarios, con reconocimiento oficial.

Tan sólo en la Feria de Economía Solidaria que se realizó a fines del 2014, participaron más de 240 mil personas, de acuerdo a cálculos de los organizadores. Las cifras oficiales señalan que los emprendimientos de la economía solidaria generan el 8% del PIB.

¿Por qué cada vez más ciudades prohíben el poliestireno?

La normativa entró en vigor en Nueva York el 1º de julio.

Nueva York es la ciudad más reciente en incorporase a la lista de ciudades en Estados Unidos que prohíbe el uso de envases descartables de poliestireno expandido (EPS, por sus siglas en inglés).

Con la entrada en vigor de esta normativa el miércoles, ya son más de 70 las ciudades estadounidenses (Washington DC, San Francisco, Minneapolis, Portland y Seattle entre ellas) que prohíben su utilización, mientras que en varias ciudades del mundo como París o Toronto el tema es objeto de debate.

¿Pero qué es exactamente y por qué este material -que en algunos países se conoce como telgopor, icopor o poliespan, por mencionar sólo algunos nombres- es tan criticado por los ambientalistas?
¿Qué es?

El poliestireno fue inventado por el científico estadounidense Otis Ray McIntire en 1941.

Para fabricarlo, hay que mezclar al vapor pequeñas cuentas del polímero poliestireno con productos químicos hasta que estas cuentas aumenten 50 veces su volumen original.El material es muy difícil de reciclar. Un plato por ejemplo no puede reciclarse y convertirse en una taza.

Una vez que estas bolitas se enfrían y se asientan, se colocan en un molde (puede ser un recipiente, un vaso) y se las vuelve a expandir con calor, hasta que el molde queda completo y se fusionan todas las pelotitas.
¿Por qué es tan malo para el medio ambiente?

Aunque las cantidades de poliestireno que se tiran a la basura son menores en comparación con las de plástico, los ambientalistas afirman que este material causa graves daños cuando ingresa en los ecosistemas marinos y contamina las aguas.El poliestireno fue inventado en EE.UU. en 1941.

Según Douglas McCauley, profesor de Biología Marina de la Universidad de California, EE.UU., el poliestireno genera dos clases de problemas para los animales marinos: mecánicos y biológicos.

"El origen del problema mecánico es muy simple", dice McCauley. "Con mucha frecuencia encontramos poliestireno en los intestinos y eso provoca bloqueosque pueden ser letales", dice.

"Si piensas lo preocupante que puede ser un bloqueo leve por la ingestión de algo malo, imagínate lo que puede causar la ingestión de una bola entera de poliestireno extruido. Eso es lo que les pasa a algunos de los animales", añade.Las pelotas de poliestireno también se usan para embalar y proteger objetos delicados.

Desde un punto de vista químico, las propiedades absorbentes del poliestireno lo hacen aún más peligroso.

"Esencialmente, el poliestireno actúa como una pequeña esponja, recogiendo y concentrando algunos de los contaminantes más dañinos que hay en el océano", señala McCauley.

"Luego, la ve una tortuga marina y se la come pensando que es una medusa".

Y no es solo malo para los peces y los océanos. Puede ser nocivo para el ser humano también.

"Es muy preocupante que algunos de estos peces que se alimentan de plásticos acaben en nuestro plato".
¿Por qué no se recicla?

Reciclarlo es muy difícil.

"No está demostrado que el reciclaje del poliestireno sea posible a gran escala y no se ha probado que exista un mercado para él", explica Kathryn García, comisaria de Sanidad de la ciudad de Nueva York.Si llega al océano se convierte en un peligro para los animales marinos

Debido al procedimiento químico que se emplea para convertir las pelotitas de poliestireno en EPS es casi imposible transformar, por ejemplo, un plato de este material en un recipiente con otro formato.

"No puedes tomar un vaso (...) y moldearlo otra vez porque ya se ha expandido", explica Joe Biernacki, profesor de ingeniería química de la Universidad Tecnológica de Tennessee. "Lo que hace falta son bolitas de poliestireno virgen".

Actualmente se está investigando la posibilidad de desarmar el material en pelotitas a un costo asequible, pero hasta la fecha hay muy pocas maneras prácticas de reciclarlo.

Otro método que se ha puesto a prueba es el reciclaje térmico. En este proceso, el EPS reciclado se quema en incineradores municipales, lo cual genera dióxido de carbono y vapor de agua.Muchos animales ingieren trozos de EPS al confundirlos con medusas.

Esto lo convierte en un buen combustible para los programas que emplean calor para generar energía a partir de desechos.

Si bien esto puede ser una práctica efectiva para reutilizar el poliestireno, lasdesventajas son el costo de transportar el material -liviano pero voluminoso- hacia los centros de reciclaje.

¿Cuáles son las alternativas?


McDonalds dejó de usar en 2013 recipientes de EPS.

McDonalds dejó de usar EPS en 2013 y lo reemplazó con alternativas basadas en papel.

Los vasos de Dunkin Donuts están hechos de un compuesto más fácilmente reciclable: polipropileno. El problema de este compuesto es que es más caro.

La bolsa de plástico: nociva y prescindible

por Mar

Todas las versiones de este artículo: [Català] [Castellano]

A pesar de haberse convertido en un elemento habitual y extremadamente normalizado en nuestro día a día, las bolsas de plástico son considerablemente nocivas y, al mismo tiempo, prescindibles y reemplazables.

Ecologistas en Acción, en el Día Internacional Libre de Bolsas de Plástico, que se celebra el 3 de julio, insta a las administraciones a adelantar su prohibición y a la ciudadanía a rechazar y reducir su consumo.

En 2011 se aprobó la Ley de Residuos, con un calendario para la prohibición de la distribución de bolsas en 2018, salvo para guardar carne o pescado.

En 2012, se realizó una consulta pública por la Comisión Europea sobre el uso de las bolsas de plástico y el 70% de las respuestas estaban a favor de su prohibición. Desde hace menos de un año, el compromiso aprobado por el Parlamento Europeo es reducir su uso un 50% para el 2017 y en un 80% para 2019.

Ecologistas en Acción insta a las Administraciones competentes a tomar pasos firmes para adelantar los plazos de prohibición y la reducción del uso de los plásticos mediante instrumentos legales efectivos. También deben realizarse campañas de información sobre los problemas que ocasiona su consumo y exigir a las productoras que diseñen y fabriquen productos con ciclos de producción cerrados e inocuos para la salud y el medio ambiente. La ciudadanía debe apostar por productos de una mayor vida útil en su día a día.[Informe] Desengancharse del plástico

Para arrojar luz sobre el plástico, los usos y las consecuencias que acarrea para la salud y el medio ambiente su consumo intensivo e irracional, Ecologistas en Acción ha publicado el informe “Desengancharse del plástico” coincidiendo con la celebración del Día Internacional Libre de Bolsas de Plástico.

Algunos datos sobre las bolsas de plástico que descata el informe:
En los años cincuenta las bolsas de plástico irrumpieron en los mercados a través de su distribución gratuita en supermercados y otras tiendas. Hoy en día se usan un billón de bolsas de plástico al año: unos dos millones al minuto.
En Europa, la media por persona y día depende del país: entre las 4 bolsas por persona al año en Dinamarca y Finlandia, hasta más de 450, en Portugal, Eslovaquia y Polonia.
El Estado español se encuentra entre los más consumidores, con una media de 133 bolsas al año por persona. A pesar de que su consumo se ha reducido en los últimos años, ni la mitad vuelven a ser reutilizadas, y sólo el 10% acaba en los contenedores amarillos para su reciclaje.
Cada hora se vierten a los mares 675.000 kilos de basura, la mitad de ella, plásticos, que a pesar de tener una vida media útil de menos de 12 minutos, pueden tardar en degradarse hasta 500 años.
Actualmente el plástico es el mayor residuo marino y se estima que hay aproximadamente 54 pedazos de plástico flotante por cada metro cuadrado de océano.
Las bolsas de plástico son trampas mortales para la fauna marina, las aves y las tortugas, especies esenciales para el equilibrio de los ecosistemas marinos. La mayoría de las muertes se producen por enredo o ingestión.
Durante el proceso de producción, al plástico se le añaden una serie de aditivos químicos para aportar elasticidad, durabilidad, color, etc. La gran mayoría de estos aditivos permanecen hoy en día sin identificar debido a la opacidad de las empresas de producción. Sin embargo numerosos estudios científicos han comprobado que la exposición repetida a determinados aditivos puede provocar efectos nocivos de diferente gravedad en la salud y en el medio ambiente

Un ferrocarril interoceánico puede acabar con la Amazonía

Imagen referencial. Según moradores y la organización Survival, la construcción del ferrocarril conllevaría a la tala indiscriminada de árboles, poniendo en riesgo el ecosistema. 

Imagen referencial. Según moradores y la organización Survival, la construcción del ferrocarril conllevaría a la tala indiscriminada de árboles, poniendo en riesgo el ecosistema. Foto: Archivo.

Agencia EFE 

Pueblos indígenas de la Amazonía y la organización no gubernamental Survival alertaron sobre el riesgo de destrucción que supondría para su población la construcción de una línea de ferrocarril que atraviese la selva amazónica desde Brasil hasta Perú uniendo el océano Atlántico y el Pacífico. Survival, organización para la defensa de los pueblos indígenas y tribales, informó en un comunicado del peligro que representa para la Amazonía el proyecto que contempla unir los dos países sudamericanos desde Río de Janeiro, en Brasil, hasta el Puerto Ilo, en Perú. China, el mayor beneficiario del proyecto, proporcionaría la financiación, capacitación y construcción de la línea ferroviaria que permitiría el ahorro de miles de kilómetros y dólares a los barcos de las empresas que transportar mercancías principalmente con destino a los mercados asiáticos y que actualmente deben dar la vuelta por Tierra del Fuego (sur de Argentina). Uno de los productos que se vería beneficiado por el megaproyecto amazónico sería la soja (modificada genéticamente), que se cultiva sobre todo en Argentina, Brasil, Uruguay y Paraguay y que se exporta principalmente a países asiáticos. El proyecto ferroviario lleva años en la mesa de los despachos oficiales de funcionarios peruanos y brasileños y se reactivó con el viaje del presidente chino, Xi Jinping, a varios países de América Latina en julio de 2014, durante el cual se firmó un preacuerdo entre los ministerios de Transportes de Perú y Brasil y la Comisión de Desarrollo de China. Inicialmente el trazado de la línea de ferrocarril amazónica tendría una extensión de unos 5 300 kilómetros, y varias empresas chinas, entre ellas China International Water and Electric Corporation (CWE), han manifestado su interés en participar en ella. En un primer momento, Bolivia no constaba en el proyecto. Sin embargo, su participación supondría el ahorro de unos cuantos kilómetros de trazado y de combustible al atravesar los departamentos del norte del país. Éste precisamente ha sido uno de los temas tratados por los presidentes boliviano, Evo Morales, y peruano, Ollanta Humala, junto a sus cancilleres David Choquehuanca y Ana María Sánchez, ayer martes 23 de junio en el I Gabinete Binacional reunido en Puno (Perú). Durante la reunión, los mandatarios analizaron la viabilidad de la construcción de la línea ferroviaria. Morales anunció al término de la misma, que la "vía bioceánica de San Lorenzo", pasaría por los departamentos bolivianos de Tambo y Beni hasta llegar a Brasil. Aunque no se ha informado de cifras, Morales sostuvo que este megaproyecto beneficiaría también a Brasil, Uruguay, Paraguay y Argentina en el comercio de sus mercancías. Sin embargo, Bolivia sería uno de los países más beneficiados al tener en su suelo grandes reservas de minerales como el hierro, litio, magnesio cuyo mayor mercado es China, que le proporciona tecnología y capacitación. Por su parte, Humala anunció que su país estudiará el traslado de gas de la reserva de Camisea a la costa sur de Perú para la creación de un "polo petroquímico", proyecto que dijo estaría dispuesto a "compartir con el pueblo boliviano". Según Survival, esta vía de ferrocarril atravesaría territorios de pueblos indígenas y destrozaría la enorme biodiversidad de la Amazonía. La puesta en marcha de la misma "causaría estragos en las tierras y vidas" de sus habitantes, debido a que "exponer su territorio conllevará la tala indiscriminada de árboles, la explotación industrial y minera y la invasión de colonos". Ante el temor de la devastación que supondría la entrada de maquinaria en esta zona ya muy maltratada del planeta, Survival exhorta a Perú y Brasil al cumplimiento de la normativa de organismos nacionales e internacionales que observan la necesaria consulta con los pueblos indígenas, y ante la imposibilidad de contacto con los pueblos aislados, piden el respeto de su territorio para evitar la devastación de su espacio vital.

martes, 30 de junio de 2015

El árbol, nuestro aliado natural contra el cambio climático

Los árboles cumplen un papel primordial como sumideros naturales, eficientes y sostenibles del dióxido de carbono, un gas de efecto invernadero.

Enrique Figueroa - Director de sostenibilidad de la Universidad de Sevilla



Alcornocales

Los árboles constituyen un bien preciado de la naturaleza, dando estructura al ecosistema y regulando dos gases esenciales para la biosfera: el oxígeno y el dióxido de carbono. En nuestra atmósfera, tanto el precioso 21% de oxígeno como el contenido actual de dióxido de carbono, estimado en 400 ppm, está regulado de forma preferente por los árboles de la Tierra.

A pesar de su extrema importancia, no dejamos de atentar contra ellos. Estamos lejos de esas culturas que aprecian el árbol como un bien sagrado para la vida. Deforestamos de forma masiva para extender nuestro dominio sobre el planeta, por no hablar de las talas que realizamos en las ciudades y las podas arbitrarias y caprichosas que perpetramos contra ellos. Nuestra cultura no valora el árbol.

Cuando dedicamos un día a algo normalmente es por una actitud reivindicativa. En el Día Mundial del Árbol debemos pedir respeto por este pilar de la biosfera. De todas las múltiples funciones del árbol quiero destacar, en este día, su papel como sumidero natural de dióxido de carbono.

Los árboles son eficientes estructuras secuestradoras de dióxido de carbono, retirando este gas de la atmósfera y contribuyendo a regular su contenido, aliviando el calentamiento global y, con ello, mitigando el cambio climático. A la vez que retiran dióxido de carbono de la atmósfera suministran oxígeno. Y lo mejor: lo hacen gratis.

Los árboles son un componente esencial del capital terrestre, universal y gratuito, y, por ello, sostenible en la más pura esencia de la palabra. Gracias al mágico proceso de la fotosíntesis, un bosque maduro es capaz de retirar el dióxido de carbono de la atmósfera y fijarlo en su biomasa, convirtiéndose así en un sumidero natural. Gracias a la luz solar, el dióxido de carbono se transforma en azúcares, acumulando decenas de toneladas de dióxido de carbono.

La Universidad de Sevilla, a través de su Oficina de Sostenibilidad, ha calculado que la vegetación de sus campus retiran de la atmósfera sevillana hasta 113 toneladas de dióxido de carbono al año. El proyecto Bosques por Ciudades de la Consejería de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio, un proyecto piloto en el estudio de la vegetación urbana como sumidero natural de dióxido de carbono, ha puesto de manifiesto el importante papel que juegan el arbolado urbano en la mitigación del cambio climático. El Puerto Bahía de Algeciras ha desarrollado un proyecto para evaluar la capacidad de captación de dióxido de carbono de los árboles de sus jardines. Las 12.000 hectáreas de pinares costeros de Cartaya (Huelva) ya han sido evaluadas como sumideros naturales de este importante gas en relación con el calentamiento global de la atmosfera.

El Anteproyecto de Ley Andaluza de Cambio Climático, actualmente en debate parlamentario, quiere desarrollar un amplio paquete de conocimiento y gestión de los sumideros andaluces, muy especialmente en relación con las zonas forestales, naturales o de explotación, y las importantes masas arbóreas de Andalucía, así como el arbolado urbano.

El tema suscita interés, pero hay que seguir trabajando y evaluando el papel de los sumideros naturales en relación con mitigación del cambio climático. El secuestro de dióxido de carbono es gratuito, eficiente y sostenible y forma parte de los servicios de los ecosistemas para el planeta y, por ello, para nuestro sistema social.

En este Día del Árbol de 2015 defendamos los árboles de las agresiones inicuas que sufren. Por ética ecológica y porque son esenciales para nuestra vida en el planeta, la nave común.

¿Sabías que el plástico transfiere toxinas al pescado de tu sushi?

Por: ecoosfera.com

Un estudio reciente sugiere que toda la contaminación que flota en el mar se está filtrando en nuestros alimentos, en especial, al pescado que consumimos.




Chelsea Rochman de la Universidad de San Diego encabezó un estudio que tenía como propósito definir el impacto que la Isla de Basura del Pacífico tiene sobre el pescado que consumimos, los resultados fueron realmente impactantes.

En los últimos años ha surgido mucha evidencia que confirma que los animales marítimos consumen plástico, es casi inevitable pensar en los cadáveres de albatros cuyos estómagos están repletos de basura, pero, se le ha dado poco seguimiento a los peces que consumen basura y que después nosotros comemos.

Según Rochman, que estudió la Isla de Basura, hay muchos pedazos pequeños que los peces pueden confundir con alimentos, esto es particularmente preocupante ya que el plástico absorbe toxinas peligrosas del agua, por ejemplo policlorobifenilos (PCB) y polibromodifenil éteres (PBDE).

Para comprender exactamente cuanto afecta a los peces consumir plástico, Rochman y sus compañeros estudiaron al pez-arroz japonés. Los científicos dividieron a los peces en tres grupos: el primero fue alimentado con pequeños pedazos de plásticos que habían sido remojados en agua de la Bahía de San Diego por tres meses, el segundo con pedazos de plástico limpio, y el tercer grupo tuvo una dieta normal y libre de plástico.

Los resultados fueron muy claros: “Estamos completamente seguros de que el plástico funge como un vector que transfiere químicos nocivos a los peces y a nuestra cadena alimenticia”, explica Rochman.

Los peces que habían consumido el plástico remojado en agua contaminada desarrollaban problemas de salud, afectando principalmente el hígado, algunos de los peces incluso desarrollaron tumores. Los químicos de filtraban directamente al cuerpo de los peces.

El estudio es desconcertante porque estos pequeños peces son la base de la alimentación de muchos otros más grandes, por ejemplo del atún, uno de los pescados que más consumimos actualmente.

Rochman explica que “Si estos pequeños peces están comiendo el plástico y están siendo expuestos a estos químicos, y un pez más grande se come a cinco peces pequeños, está comiendo cinco veces la dosis, y luego el siguiente pez, digamos que un atún, se come cinco de esos peces, está consumiendo veinticinco veces esa dosis”.

Dada la enorme contaminación de los mares, es recomendable limitar nuestro consumo de peces grandes, en vez es recomendable consumir peces más pequeños como las sardinas.